El logotipo - Tamaños mínimos Manual de Identidad corporativa - The menstrual club 5,7 cm 3,9 cm 2,8 cm 1,7 cm 1,3 cm 1 cm El logotipo de The Menstrual Club está creado a partir de unas formas, que depen - diendo de su tamaño, tendrán que ser modificadas para que la legibilidad de la imagen corporativa no se vea afectada. En este esquema queda reflejado que, a partir de menos de 1,3x0,9 cm de tamaño, el imagotipo se quedará con su interior de TMC Si la imagen es escalada a un tamaño menor o igual que 1 cm, solo permanecerá la forma de la gota. 0,7 cm 1 cm 1,3 cm 2 cm m c 3 m c 5 , 4 Al igual pasaría con esta segunda opción para la imagen de TMC. En este esquema queda reflejado que, a partir de menos de 1,3 de tamaño, el namin - go de The Menstrual Club, tendrá que valiar su tamaño, igualando la altura de la gota Si la imagen es escalada a un tamaño menor o igual que 1 cm, solo permanecerá la forma de la gota.

¿Por qué es importante hablar de ‘la regla’?

Mi primera reacción cuando me vino la regla fue la de muchísimas personas, aunque por entonces creía que era la única en el mundo a la que le estaba pasando: pensé que me había hecho caca encima. La sangre que había en mis bragas no era del rojo pasión esperado, sino marrón, y me entró una mezcla de pánico y vergüenza que se sumó a los retortijones intensos con los que llevaba desde que me había despertado. Tenía trece años y supliqué a mis padres que me dejaran quedarme en casa, la simple idea de ir a clase con aquel panorama me aterrorizaba.

BLOG-importancia-hablar-de-la-regla-sangre-ropa


Esta escena que ahora me provoca cierta risa fue en realidad bastante traumática. Y eso que he crecido en la capital de un país desarrollado como es España, y dentro de una familia culta, curiosa, feminista y moderna. Lo que me hace pensar en la enorme laguna que existe a nivel social en cuanto a educación menstrual: ni en los coles ni en las casas se nos prepara para entender y recibir de forma positiva nuestra menstruación, no se nos cuenta que la sangre puede tener distintos tonos o texturas, ni mucho menos se nos explica que ser cíclica va más allá de sangrar de vez en cuándo por la vagina. Además, la poca información que se ofrece no suele estar nunca dirigida a los niños y peques que no van a menstruar (como si no tuvieran derecho a interesarse, o no fueran a relacionarse durante toda su vida con personas que sí menstrúan).

La educación menstrual sigue siendo una asignatura pendiente en casi todas las sociedades. Es más: normalmente se nos enseña a ocultar que menstruamos. ¿Quién no ha vivido o ha visto la típica escena de instituto en la que dos compañeras se pasan un tampón a escondidas, con mucho cuidado de no ser descubiertas, como si estuvieran traficando con algo prohibido? ¿Por qué tendrán tan interiorizado que es mejor que sus compis no sepan que están menstruando?

La respuesta es sencilla: menstruar sigue siendo tabú. 

El 28 de mayo se celebra el Día Internacional de la Higiene Menstrual


En CYCLO, este 2021 hemos querido dedicarle toooodo el mes a reflexionar con vosotras sobre cuánto sabemos del tema, qué educación hemos recibido, qué recursos tenemos disponibles, qué es eso de la ‘pobreza menstrual’ e incluso cómo conectar nuestra creatividad con nuestro ciclo y empoderarnos con el ‘arte menstrual’.

BLOG-importancia-hablar-de-la-regla-congreso-MHDAY


Lo hemos hecho a través de charlas semanales gratuitas y de tres acciones solidarias, entre las que se incluye este curso de Menstruación para Principiantes (durante todo mayo, por cada curso comprado se regala otro a un cole, ONG o Asociación que lo necesite).

Las reflexiones y datos compartidos en esta experiencia han sido súper interesantes y ponen de manifiesto la importancia de hablar de ‘la regla’:

  • La menstruación es un tabú que empieza desde casa. Las participantes en las charlas detectaron que el principal problema empieza en la familia, donde por falta de conocimiento y apertura, se asocia la menstruación con algo negativo y doloroso.

  • A menudo reducimos el ciclo menstrual al sangrado, olvidando el resto de fases y perdiéndonos por tanto la oportunidad de descubrir todo el potencial de cada una de ellas (si quieres saber cómo registrar tu ciclo puedes descargarte aquí gratis nuestro diagrama menstrual).

  • De la mano de la creadora y activista Cuentos Rosales aprendimos que la palabra es clave para transformar nuestra forma de vibrar, de sentir y de percibir el mundo. Si sólo hablamos de nuestra menstruación desde el miedo, la vergüenza o el rechazo estamos dificultándonos a nosotras mismas que sea un proceso positivo. Sin embargo, hay mucho que podemos sanar simplemente hablando de nuestro ciclo con naturalidad y con cariño.

  • Voces menstruantes: en la línea de lo anterior, es fundamental que existan voces de mujeres y personas que menstrúan escribiendo libros a los que podamos acceder, series y pelis donde se retrate (y no sólo de forma negativa), etc. Sería genial crear toda una red cultural en torno al ciclo menstrual, ¿no te parece?

  • Cuentos Rosales también nos habló de la representación de la menstruación en el arte. Hablamos de cómo es difícil encontrar Arte Clásico en el que se visibilice, mucho más en el que se haga de un modo positivo. En el arte contemporáneo hay más activismo, pero por ejemplo Instagram censura constantemente cuentas con imágenes que tratan de mostrar -simbólica o explícitamente- aspectos relacionados con nuestro ciclo. 

  • La importancia de la sonoridad: en nuestras charlas también comentamos lo valioso que es hablar de ‘la regla’ entre nosotras, acompañarnos en las dudas, inquietudes y sabidurías que entraña nuestra ciclicidad.

  • Cuando charlamos con Ana Enrich, de la ONG PERIOD, entendimos que existen dos luchas importantes en las que trabajar: una para combatir la ‘’pobreza menstrual’’ (falta de recursos económicos para comprar los productos que necesitamos), y otra para hacer frente, a través de la educación, al »analfabetismo menstrual» (es necesaria la educación menstrual porque nadie nos ha enseñado a entender nuestro ciclo).

Y todo ello me lleva a las siguientes conclusiones:

  • No podemos permitirnos el ‘analfabetismo menstrual’ cuando más de la mitad de la población menstrúa durante unos 40 años de su vida. Es verdaderamente simbólico que algo tan natural, tan necesario para que la especie humana se perpetúe, tan relacionado con la salud… se viva con tanto rechazo.

  • No podemos seguir hinchándonos a ibuprofenos como si nada cada vez que nos duela menstruar, asumiendo que el dolor es normal (una menstruación sana no debería doler) y desconociendo todas las alternativas que tenemos para aliviar las molestias de formas naturales.

  • No podemos hacer como que este tema no interesa, como que no es importante. Ni debemos permitir más burlas, humillaciones o chistecitos sobre ‘’lo insoportables que nos ponemos cuando tenemos la regla’’.

  • Nos merecemos vivir en sociedades donde menstruar sea entendido y respetado como un proceso natural, poderoso y positivo.

Por eso, nosotras no nos vamos a callar. Vamos a seguir hablando alto y claro en redes, en colegios, en institutos, en medios de comunicación… pero también en los salones de las casas, en los grupos de whatsapp, en el metro…

No hay nada de lo que avergonzarse y sí mucho de lo que aprender. Ojalá tú también te animes a seguir descubriendo más al respecto y quieras usar tu voz y tu palabra para opinar, compartir y naturalizar lo que nunca debió desnaturalizarse.

Blog-importancia-hablar-de-la-regla-Irene-Ferradas


Soy Irene Ferradas, Coordinadora de la Estrategia Educativa en CYCLO. Crecí en un hogar sin tabúes y el día de mi menarquia fue mi padre quien me abrazó mientras yo tiritaba de miedo y dolor. Cuando empecé a impartir talleres con perspectiva de género sobre Sexualidad, entendí que la Salud Menstrual era un ingrediente esencial para poder cuidar y disfrutar de nuestros cuerpos. En CYCLO diseño y coordino contenidos educativos con los que descubrir nuestra naturaleza cíclica y empoderarnos desde el conocimiento, el amor, la sostenibilidad y el respeto.

Be a #TabooBreaker