El logotipo - Tamaños mínimos Manual de Identidad corporativa - The menstrual club 5,7 cm 3,9 cm 2,8 cm 1,7 cm 1,3 cm 1 cm El logotipo de The Menstrual Club está creado a partir de unas formas, que depen - diendo de su tamaño, tendrán que ser modificadas para que la legibilidad de la imagen corporativa no se vea afectada. En este esquema queda reflejado que, a partir de menos de 1,3x0,9 cm de tamaño, el imagotipo se quedará con su interior de TMC Si la imagen es escalada a un tamaño menor o igual que 1 cm, solo permanecerá la forma de la gota. 0,7 cm 1 cm 1,3 cm 2 cm m c 3 m c 5 , 4 Al igual pasaría con esta segunda opción para la imagen de TMC. En este esquema queda reflejado que, a partir de menos de 1,3 de tamaño, el namin - go de The Menstrual Club, tendrá que valiar su tamaño, igualando la altura de la gota Si la imagen es escalada a un tamaño menor o igual que 1 cm, solo permanecerá la forma de la gota.

Método Sintotérmico – ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

El método sintotérmico es uno de los métodos basados en el reconocimiento de la fertilidad modernos más efectivo. Estos métodos son métodos estandarizados de gestión de la fertilidad que utilizan como base la fisiología del ciclo menstrual para identificar los días fértiles e infértiles del ciclo. Nuestro cuerpo nos envía señales, conocidos como biomarcadores, que podemos aprender a identificar e interpretar para evitar o lograr un embarazo y llevar un registro minucioso y muy útil de nuestra salud hormonal y reproductiva. Con el método sintotérmico, aprendes a leer tu cuerpo y sus señales de fertilidad para gestionar tu fertilidad de forma muy efectiva y natural.  

Método sintotérmico y ciclo menstrual

El primer paso para aprender el método sintotérmico es conocer a profundidad cómo funciona realmente el ciclo menstrual. Hay hechos importantes a tener en cuenta, que lamentablemente aún hoy no se enseñan de forma correcta:

  • La mujer no es fértil todos los días del ciclo menstrual, solo hay un momento muy específico en el que un embarazo es posible.
  • La ovulación no es un evento aleatorio ni que se pueda dar más de una vez por ciclo. El evento ovulatorio se da una vez por ciclo y dura máximo 24 horas, extendiendo ese tiempo a máximo 48 horas si se llegara a expulsar uno o más óvulos durante esas primeras 24 horas. Después de ese lapso de tiempo, no es posible volver a ovular hasta el siguiente ciclo.
  • La ovulación y la fertilidad no se pueden predecir (por eso el famoso método del ritmo es obsoleto), pero sí que se puede aprender a observar de forma muy efectiva al aprender el método sintotérmico de forma correcta.
  • El ciclo menstrual está controlado por cambios hormonales cíclicos de estrógeno y progesterona, y estos cambios son los que producen cambios específicos y notorios en nuestro cuerpo: los biomarcadores de fertilidad.
  • La parte central del ciclo es la ovulación, no la menstruación y aprender a identificar la ventana ovulatoria nos permite realmente conocer nuestro ciclo. Sin ovulación, no hay menstruación.
  • Los ciclos regulares no son solo los de 28 días, un ciclo regular puede durar de 24 a 36 días y no tiene que durar exactamente la misma cantidad de días siempre para ser saludable.

Tomarte el tiempo de estudiar el ciclo menstrual, el funcionamiento del cuerpo y los cambios hormonales básicos es indispensable para poder tomar decisiones verdaderamente informadas y libres cuando de tu salud general y reproductiva se trata.

¿Cómo funciona el método sintotérmico?

Como te venía diciendo, el método sintotérmico se basa en aprender a reconocer e interpretar los biomarcadores/señales de fertilidad que nos manda el cuerpo en respuesta a cambios cíclicos en el estrógeno y la progesterona. Estos biomarcadores son el moco cervical, la temperatura basal y de forma opcional los cambios en el cuello uterino.

Imagina que tu cuerpo tiene una brújula interior, y esa brújula te sirve para escribir un mapa que a su vez te permite tomar distintos caminos según tus preferencia e intenciones. Bueno, esa brújula son los biomarcadores, y a partir de esos biomarcadores tu escribes tu mapa cada ciclo. El mapa sería entonces el gráfico del método sintotérmico, dónde vas anotando esas señales que tu cuerpo te va mostrando. Cada ciclo tendrás un mapa único, que te ayudará a tomar decisiones de planificación familiar y de salud.

Imagina también que la vida es como un gran viaje, y que cada ciclo es como un destino nuevo. Así como lo que te muestra una brújula y un mapa dependerá y cambiará según el lugar, tu gráfico del método sintotérmico funciona igual. No asumimos que todos los ciclos serán iguales, ni usamos predicciones o suposiciones, somos objetivas con las observaciones diarias, entendiendo que como un mapa cambia según el destino, nuestro ciclo también lo hace según las circunstancias personales que estemos viviendo.

Esta es la razón por la que el método sintotérmico funciona: a diferencia del obsoleto método del ritmo que asume que el ciclo no es variable, se entiende que el ciclo si es variable y muy sensible, y por eso se hacen observaciones diarias que nos permiten entender la fertilidad de ese día en específico, sin asumir absolutamente nada de los días que vienen solo porque el ciclo pasado fue de cierta forma. 

En conclusión, cuando se usa el método sintotérmico, se observan los biomarcadores de forma diaria, se hacen las anotaciones en un gráfico especializado digital o manual y se interpreta la información siguiendo unas reglas estandarizadas.

Observar el moco cervical

El moco cervical es el biomarcador más importante, pues es el único que abre la ventana de fertilidad. El moco cervical se produce, como su nombre lo indica, en el cérvix o cuello uterino. Más específicamente, se produce en unas criptas especializadas en el cérvix que son sensibles a los cambios en el estrógeno y la progesterona. Es un hidrogel muy rico en enzimas y proteínas y de él depende la supervivencia de los espermatozoides en el tracto reproductor. Es esencial para la fertilidad pues la vagina es un ambiente muy ácido, sin su presencia los espermatozoides se mueren en cuestión de minutos.

El moco cervical influenciado por la progesterona crea un tapón denso, grueso y antimicrobiano en el cérvix, que no permite que los espermatozoides pasen y no conduce a su supervivencia. Se percibe como una sensación u observación “seca” (teniendo en cuenta que la vagina es una mucosa, y la sequedad es un término relativo).

El moco cervical influenciado por el estrógeno es el moco fértil pues tiene el pH adecuado para la supervivencia de los espermatozoides. Tiene un alto contenido de agua y fluye por el canal vaginal pues el cérvix está abierto para dejar pasar a los espermatozoides. Se divide en dos categorías principales; no pico y pico. El no pico tiene menos contenido de agua y es más espeso mientras el pico tiene un altísimo contenido de agua y por ende es más líquido. No existe tal cosa como fluido estrogénico “más” o “menos” fértil, todo el fluido estrogénico apoya la supervivencia de los espermatozoides y puede conducir a un embarazo.

La temperatura basal

La temperatura basal es la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en estado de reposo, es decir, al despertarnos después de una noche de sueño profundo. Es un biomarcador que nos sirve únicamente para cerrar la ventana fértil, junto con las observaciones del moco cervical. La temperatura basal se mantiene en un rango más bajo en la fase preovulatoria por el efecto del estrógeno y una vez ovulamos, sube de 0.2 a 0.5 C debido al efecto termogénico de la progesterona en el cuerpo, quedándose alta hasta el final del ciclo, cuando cae si no hay un embarazo.

Se necesita un termómetro especial que mida a dos puntos decimales para este propósito pues el cambio es sutil. La temperatura basal se toma todas las mañanas a la misma hora, antes de hacer cualquier otra cosa. Utilizar solo la temperatura basal no es usar el método sintotérmico, y no nos da información sobre la fase preovulatoria del ciclo pues solamente sube una vez ya hemos ovulado, a diferencia del fluido cervical que nos da información a lo largo de todo el ciclo.

Cambios en el cuello uterino

El último de los biomarcadores, y uno opcional, es observar los cambios que se dan en el cuello uterino a lo largo del ciclo. El cérvix se encuentra ubicado al fondo del canal vaginal, y se puede sentir al introducir un dedo, tiene una pequeña abertura circular que se conoce como el os cervical. El cérvix se encuentra más bajo en el canal vaginal, duro como la punta de la nariz y cerrado en los momentos infértiles del ciclo y más alto en el canal vaginal, suave como los labios y ligeramente abierto cerca de la ovulación. Palpar el cérvix diariamente es la forma de determinar estos cambios sutiles.

Otros síntomas

Existen otros indicadores que se utilizan de forma complementaria y opcional, como las pruebas de ovulación, que ayudan a determinar el alza en la LH (hormona luteinizante), la cual indica más no asegura que la ovulación se podría dar en las próximas 24-36 horas. Por si mismas no son útiles, es necesario utilizarlas como complemento a las observaciones de moco cervical. También se pueden registrar síntomas como dolor de senos, dolor de ovulación, cambios emocionales, físicos, etc, pero no son biomarcadores objetivos, simplemente una forma de llevar un registro más profundo de nuestros cambios cíclicos.

¿Qué hago con toda esta información?

Toda la información, o más bien, las observaciones diarias, se anotan en un gráfico especial, que puede ser digital o manual. Al hacer observaciones y anotaciones diarias, vamos a poder determinar lo que se conoce como el punto de cambio, es decir, el momento en el que se abre la ventana de fertilidad y un embarazo es posible. Sabremos también identificar el fin de la ventana de fertilidad, que se dará cuando se cumplan las reglas estandarizadas de los biomarcadores. Básicamente combinaremos las reglas del moco cervical que indican el cambio de fluido estrogénico fértil a fluido gestagénico infértil con el cambio térmico sostenido de la temperatura basal, que debe también cumplir ciertas condiciones para confirmar que la ovulación ya se ha dado y el óvulo ya no es viable. No podemos volver a ovular hasta el siguiente ciclo.

¿Es efectivo?

El método sintotérmico puede alcanzar una efectividad de más de 99% siempre y cuando se aprenda de la mano de una educadora certificada y se aplique de forma correcta. Lo cierto es que es un método en el que la efectividad depende del usuario, no es un método pasivo como un DIU del que te olvidas y ya está. Para que el método funcione es necesario aprenderlo de forma correcta y respetar las reglas. Para alcanzar el uso de efectividad más alto, es necesario abstenerse o realizar prácticas sexuales alternativas que no incluyan la penetración ni el contacto entre semen y fluido cervical durante la ventana fértil. Si se decide usar un método de barrera como el condón durante la ventana fértil, entonces no se está usando el método sintotérmico sino el condón, y la efectividad pasa a ser la del condón (que con uso perfecto es hasta 98% efectivo).

Método sintotérmico como anticonceptivo

El método sintotérmico es un método anticonceptivo altamente efectivo si se aprende de forma correcta, con apoyo de una educadora certificada, y se respetan las reglas. Imagínate un proceso parecido a aprender a manejar; al principio hay una curva de aprendizaje que incluye clases teóricas y prácticas, se debe hacer de la mano de alguien calificado y no se obtiene el carnet hasta no pasar ciertas pruebas. Pues el método sintotérmico es igual, requiere de compromiso y tiempo, en general tres ciclos antes de obtener luz verde para usarlo como anticonceptivo, pero una vez se aprende, se vuelve muy intuitivo y es algo que no se olvida.

Periodo de fertilidad relativa al comienzo del ciclo

Como te mencionaba antes, no somos fértiles todos los días y la ovulación es el evento principal del ciclo. Teniendo esto en cuenta, existe un periodo fértil, un periodo de relativa fertilidad y un periodo no fértil. El inicio del ciclo es el periodo de relativa fertilidad pues constituye la fase variable del ciclo, la ovulación se puede atrasar o adelantar y es necesario determinar cada ciclo el momento en el que empieza la fertilidad. Por esto es tan importante aprender el método sintotérmico de forma correcta, existen unas reglas muy específicas para cada etapa, sobre todo el inicio del ciclo, para determinar el uso correcto del mismo.

Periodo no fértil tras la ovulación

Una vez se ha confirmado la ovulación con las reglas estandarizadas, se entra al periodo totalmente infértil del ciclo. En este punto, un embarazo es imposible pues no hay un ovulo que fecundar ni lo habrá hasta el ciclo siguiente. La ovulación es un proceso hormonal complejo, y la presencia de progesterona impide que ese proceso se repita. Para confirmar ovulación y cerrar la ventana de fertilidad es indispensable conocer a profundidad el método y sus reglas.

Método sintotérmico y embarazo

El método sintotérmico es una excelente herramienta tanto para evitar como para lograr un embarazo. Conocer nuestra ventana fértil es esencial para lograr un embarazo y mitos como que la ovulación se da el día 14 le hacen mucho daño tanto a aquellos que están evitando como buscando lograr un embarazo. Al conocer con exactitud el momento en el que se abre tu ventana de fertilidad, incrementas tus posibilidades de lograr un embarazo. Si una pareja está teniendo dificultades en concebir, conocer el ciclo de la persona con ovarios debería ser el primer paso a seguir, y en muchos casos, lo único que se necesita.  

Ventajas y desventajas del método sintotérmico

El método sintotérmico es mucho más que un (anti)conceptivo. Es una herramienta educativa muy poderosa que te permite tener una ventana directa a tu estado de salud. La fertilidad es sinónimo de salud, y el ciclo menstrual es un signo vital tan importante como la presión arterial y el ritmo cardiaco. El método sintotérmico respeta el cuerpo de la mujer y no lo interviene con hormonas sintéticas, trabaja con su ritmo y permite a las personas tomar decisiones libres e informadas sobre su sexualidad y su salud. Es una herramienta que devuelve el poder y la responsabilidad al individuo, en vez de ponerlo en manos de terceros.

Algunas desventajas del método es que no protege contra ITS (infecciones de transmisión sexual), únicamente los métodos de barrera como el condón sirven para este propósito. De igual forma, puede no ser adecuado para personas que no tienen un estilo de vida que les permita hacer las revisiones diarias de los biomarcadores de forma consistente y juiciosa, o para aquellas personas que no puedan decidir cuándo quieren o no tener relaciones sexuales con su pareja. Otra desventaja es que aún existe mucho estigma y desinformación entorno a los métodos naturales modernos, y no es fácil encontrar profesionales de la salud que apoyen esta decisión por desconocimiento.

El método sintotérmico existe desde los años 50 pero hasta hace muy poco se empezó a volver más conocido en el mundo hispanohablante, sobre todo desde una visión laica. Hoy en día existen cada vez más educadoras certificadas que enseñan de forma online, y si se quiere aprender el método de forma correcta, lo más recomendado es hacerlo de su mano. 

Si quieres seguir aprendiendo acerca del método sintotérmico te invito a que eches un vistazo a la masterclass que he hecho en The Menstrual Club, dónde mensualmente recibirás educación menstrual exclusiva y de calidad.

THE MENSTRUAL CLUB

Hola, soy Carolina Saldarriaga, instructora certificada en métodos basados en el reconocimiento de la fertilidad, más específicamente el método sintotérmico. Certificada como instructora en métodos de reconocimiento de la fertilidad por FEMM (Fertility Education and Medical Management), También tengo formación en politología con opción en periodismo.
Al descubrir que había todo un baile de hormonas a lo largo de mi ciclo menstrual, que existían otras opciones de anticoncepción y que se podía hacer una observación más precisa del ciclo y las señales que este nos puede dar, empiece en esta búsqueda de información. 
Me dedico a enseñar de forma 100% online a mujeres y parejas de todo tipo a usar el método sintotérmico como herramienta anticonceptiva o de concepción o simplemente como herramienta de autoconocimiento y salud menstrual.